La crisis y la formación de capital humano

LAS PERSONAS BUSCAN SOLUCIONES A LA CRISIS CON FORMACIÓN
Paro, Recesión, crisis, tiempos difíciles, pesismismo, miedo, ¡parálisis analítica!… No se escucha hablar más que de esto. Queridos amigos estamos ante una OPORTUNIDAD; en este tipo de situaciones, las empresas de formación son las que mejor aguantan.En el blog de Carmen Alonso se relata la presentación comercial de un Máster en Coaching y en donde un consultor hablaba de la tan traída y llevada “crisis” con optimismo: Los tiempos de crisis son grandes oportunidades para el Coaching. Este miedo paralizante está provocando que su pensamiento negativo se haga realidad.En The Coaching Commons podemos leer un artículo que habla sobre esto. Las empresas optarán por recortar gastos prescindibles, esto es evidente. ¿Es prescidible la formación?, ¿Es prescindible el coaching?. El artículo está centrado en el mercado norteamericano pero pensemos en España.Quizá aquí el coaching no está tan introducido pero sí la Formación. En épocas bollantes o de relativa tranquilidad economica, el Formador o el Coach trabaja para conseguir que las personas que dirigen a las empresas mejoren su rendimiento, sus habilidades y sus resultados.Ahora vienen las vacas flacas y ¡oh! ¡parálisis analítica y ejecutiva! Si cuando las cosas van bien buscamos esto, ¿porqué habria que paralizarlo cuando las cosas van no tan bien ¿No es más necesario? En ://www.expansionyempleo.com/edicion/expansionyempleo/formacion/exlearning/es/desarrollo/1139771.html) . hay un estudio del año 2007, en donde se dice que las grandes empresas españolas, las administraciones públicas y los agentes sociales aumentaron la inversión en la formación de sus empleados en un 8%, alcanzando un desembolso de 2.049 millones de euros. Esta tendencia continuó durante el primer semestre del 2008 aunque con un crecimiento algo más moderado (entre el 4% y el 6%).

En aquellas empresas en las que se apuesta por la gestión del talento, la motivación, la innovación, la creatividad y el compromiso de sus empleados no pueden permitirse el gran error de recortar la inversión en formación.Ante tiempos de crisis, las empresas necesitan obtener lo mejor de sus empleados para sacarlas adelante. Desde mi punto de vista, sería necesario intensificar los programas de formación, los procesos de coaching en aquellas áreas claves de la empresa, en las personas claves.

Por ejemplo lo que está pasando con los MBA. En un artículo del 07/10/08 archivado en Actualidad - etiquetado con , habla de que cuando el mercado no funciona, las aulas son un buen refugio. Ante la incertidumbre de la crisis económica, muchos jóvenes profesionales aprovechan el bache para mejorar su formación en lugar de buscar un empleo peor que el que han perdido
La imagen de los ejecutivos de Lehman Brothers abandonando los despachos con sus objetos personales en cajas de cartón ocupó las primeras planas de la prensa mundial. Centenares de directivos están perdiendo sus empleos a causa de la crisis económica mundial, pero no todos se quedarán en el paro o buscarán un nuevo empleo ante un panorama tan oscuro. Muchos se refugiarán de la inestabilidad económica en las aulas, mejorando su formación mientras amaina el temporal.
Las escuelas de negocio han empezado a notar las consecuencias de la crisis, pero de un modo muy particular. Mientras las empresas recortan sus presupuestos llevándose por delante una buena parte de la partida dedicada a formación, las solicitudes para inscribirse en programas de másters en Dirección y Administración de Empresas (MBA) se han disparado. ¿Cómo se explica esta paradoja?
Las empresas financian menos cursos, pero más jóvenes optan por cursar un posgrado
La crisis está afectando de manera muy desigual a cada tipo de programa de formación. En las modalidades a tiempo completo, suele ser el propio alumno el que decide dejar su trabajo en un momento de bonanza económica y pagarse por su cuenta un máster. Cuando llegan las vacas flacas, los despidos masivos precipitan esta situación. Núria Guilera, directora de marketing del MBA de Esade, explica que “durante la crisis de las empresas tecnológicas en el 2001 y el 2002, ocurrió lo mismo que ahora. El número de solicitudes para cursar nuestro programa a tiempo completo del MBA está aumentando entre un 25% y un 30% aproximadamente. Con casos como la quiebra de Lehman Brothers, muchos profesionales quedan en la calle y piensan que es un buen momento para formarse”.
Es lógico que muchos piensen que es mejor pasar el bache mejorando su capacitación en las aulas que buscando un nuevo empleo con peores condiciones salariales y laborales que el que han perdido.
La prueba del algodón del vigor actual de los programas de MBA es el aumento de los test GMAT, un examen que podría compararse a la selectividad, pero para acceder a programas de formación directiva de alto nivel. El Graduate Management Admisión Council (GMAC), el organismo calificador de este sistema de evaluación, ha registrado un aumento de casi el 12% en el número de candidatos que realizan en GMAT. Con todo, César Beltrán, director de Executive Education del IESE de Barcelona, afirma que “el momento actual está dominado por una gran volatilidad. Sube el número de solicitudes para acceder a unMBAa tiempo completo, pero también crecen los candidatos que prefieren retrasar su ingreso en nuestros cursos por razones diversas”. Un caso bastante distinto es el de los programas de máster en dirección de empresas a tiempo parcial. En esta modalidad de formación, los alumnos no dejan de trabajar mientras estudian. Para implicarse en la mejora de los conocimientos de su trabajador, es habitual que las empresas financien una parte del coste de los estudios. Pero en los tiempos que corren esto es otro cantar. “En épocas de crisis, la formación es una de las primeras partidas que se recortan - admite Guilera-. Los alumnos nos reconocen que antes sus empresas asumían gran parte del coste de su formación y que ahora en muchos casos apenas llega a la mitad del total”. En el caso del Iese, Beltrán añade que “un requisito para acceder al programa MBA a tiempo parcial es que el alumno siga trabajando, así que los que han perdido su empleo no podrán ingresar en él”. Por su lado, Guilera también admite que el número de solicitudes del programa a tiempo parcial del MBA se ha estancado ya que, “a diferencia del programa a tiempo completo, donde el aumento de la demanda permite una mejor selección de los alumnos, en esta modalidad tenemos el mismo número de peticiones de ingreso”.

En las crisis, la formación es un activo estratégico para abrir nuevas oportunidades de negocio. En un artículo de fondo de "El País" publicado el 8 de julio se decía lo siguiente. "Mientras el paro aumenta día a día en la construcción y el los servicios asociados a ese sector, la industria del País Vasco busca y no halla trabajadores con una adecuada formación profesional. Obviar la necesidad de conectar la educación y la formación a la actividad industrial y tecnológica (....) produce a la larga las distorsiones que estamos viviendo".

Veremos lo que pasa, pero la incertidumbre acabará antes de septiembre de 2009 y lo que está claro que ante menos facturación hay que primar el ahorro de costes. Saludos a todos.

www.peritoinformaticoensevilla.com

¿Te ha gustado? ¿sí? Pues ahora sígueme a través de tu email

Donde se valoran las cosas sencillas

Pablo Guerrero, mi cantautor favorito, en el teatro Alcala de Madrid, diciembre de 1977.