Los 8 desafíos que enfrenta hoy la economía española...


elEconomista.es
11/12/2013 - 19:14
La economía española ha salido de la recesión, pero no de la crisis. Para dejarla atrás es necesario abordar, a corto y a medio plazo, numerosos retos que exigen cambios de gran calado en las empresas, en la educación y en el sector público. Solo de ese modo mejorará la competitividad del tejido productivo y la eficiencia de las instituciones y empresas y se reducirán los riesgos de exclusión laboral y social existentes. Así lo indica el tercer Informe 2013 Fundación BBVA-IVIE bajo el titulo Crecimiento y Competitividad.
El Informe señala dos grandes objetivos para que España pueda competir en el mundo actual y alcanzar una etapa de desarrollo duradero: promover una competitividad avanzada y duradera, e impulsar un crecimiento generador de empleo e incluyente.
Los autores advierten de que algunas de las actuaciones necesarias no están recibiendo la atención que merecen por parte de los programas de reformas, ni tampoco por los agentes sociales y la opinión pública. Así, los ocho retos que cita el informe son:
1.- El primer reto es el cambio del patrón de inversión, para basar mucho más la acumulación de capital en los activos intangibles; información digitalizada, innovación y competencias económicas que potencien la imagen de marca, mejoras en la gestión, en la organización del trabajo y formación.
La prioridad ahora no es aumentar las dotaciones de capital físico por ocupado sino el uso de la capacidad infrautilizada y del capital humano. La inversión en intangibles en España es baja -menos del 40% de su inversión en activos tangibles, cuando en Estados Unidos representa un 150% de los tangibles-, señala el informe, y su composición no es la más adecuada.
Las mayores debilidades se encuentran en el reducido peso de la I+D y los gastos en la mejora del funcionamiento interno de las empresas (organización empresarial), incluida la formación de los trabajadores en el puesto de trabajo.
2.- El aprovechamiento de las oportunidades que ofrecen la fragmentación de las cadenas de suministros y la internacionalización. Es muy importante que la especialización aproveche las ventajas de la externalización y de la internacionalización de actividades -mediante el outsourcing internacional o la inversión directa en el exterior-.
3.- Un tercer reto para España es atraer inversión extranjera poniendo en valor sus ventajas competitivas ante las estrategias de deslocalización de empresas foráneas. Muchas multinacionales ubicadas en el país confirman con su permanencia que España es un territorio atractivo en el que es posible alcanzar niveles competitivos de productividad y costes, en especial tras las caídas de precios de los últimos años.
4.- Un cuarto reto es abordar cambios en la estructura, dirección y gestión de muchas empresas, en especial de las más pequeñas.
Las estrategias empresariales dependen con frecuencia de propietarios con escasa cualificación para manejar la actual complejidad tecnológica de las organizaciones y de los mercados.
Mientras el 71,1% de los directivos son universitarios, ese porcentaje se reduce al 10,5% entre los empresarios con asalariados y al 10,3% entre los autónomos, pero estos dos últimos grupos son los mayoritarios.
5.- El quinto reto para mejorar la competitividad es el aumento de la productividad del trabajo y la formación de los trabajadores. Aunque en España el porcentaje de puestos de trabajo de alta cualificación representa ya alrededor de un tercio del total, en otros países esa cifra se aproxima al 45%.
6.- Absorber una gran bolsa de parados con escasa formación, pues la exclusión laboral está siendo un factor clave del mayor riesgo de pobreza. Es necesario contemplar todo el arsenal disponible de medidas para paliar el problema que representa el desempleo: aprovechar con decisión el potencial flexibilizador del nuevo marco surgido de las últimas reformas del mercado de trabajo para facilitar en la medida de lo posible la creación de empleo.
7.- Un séptimo reto es garantizar el acceso a servicios públicos fundamentales como la educación y la salud, claves para igualar las oportunidades de los grupos sociales más amenazados por la pobreza.
8.- El octavo y último reto para la calidad del crecimiento es hacer eficientes los servicios púbicos, como ponen de manifiesto las actuales dificultades financieras. Si no se presta n de manera eficiente, minimizando coste s y maximizando el volumen y calidad de los mismos , los problemas de sostenibilidad financiera se harán más presentes.

¿Ley de Emprendedores e impuestos confiscatorios? Otra contradicción del Gobierno


Lucio A. Muñoz (www.eleconomista.es)
31/05/2013 - 13:37
¿Puede tener éxito la nueva Ley de Emprendedores en un entorno marcado por la economía de la subvención, los impuestos confiscatorios, el intervencionismo estatal y el gasto público improductivo?
El ajuste en España está en marcha, si bien es preciso señalar que la reducción del déficit del año pasado fue posible debido al expolio al que el Gobierno sometió a las familias de clase media, a las pymes y a los autónomos.
De todas formas, y a pesar de las subidas de impuestos, el agujero fiscal está creciendo en 2013, ya que el déficit del Estado supera al de hace un año a estas alturas. España sigue aplastada por una deuda insostenible e impagable, sin que exista una voluntad política de recortar el gasto público reduciendo radicalmente la estructura del Estado. (Recordemos, igualmente, que la casta política sigue con sus inmorales, injustos e inmerecidos privilegios intactos).
Aunque las exportaciones han experimentado un relevante crecimiento en los primeros meses de 2013 gracias al enorme esfuerzo de los empresarios españoles, no es factible centrar el proyecto de recuperación económica de nuestro país únicamente en ellas. Por tanto, España tiene la imperiosa necesidad de crecer y crear empleo por la vía de la fundación de nuevas empresas, lo que regeneraría nuestro breado tejido empresarial.
Algo falla en el planteamiento
¿Es posible potenciar el emprendimiento por mediación de la nueva Ley de Emprendedores pero sin mejorar sustancialmente el entorno (político, económico, financiero, fiscal, administrativo, laboral, etc.) en el que deben moverse los emprendedores?
¿No sería más eficaz hacer primero las reformas de calado que no quiere hacer el Gobierno para allanar el dificultoso camino por el que deben transitar las pymes y los autónomos? Es decir, facilitar el acceso a la financiación, bajar los impuestos, reducir la Administración, aumentar la libertad económica, profundizar en la reforma laboral, impulsar la unidad de mercado y la seguridad jurídica...
En principio, y sin conocer aún la letra pequeña del anteproyecto de ley de apoyo a los emprendedores, algunos aspectos del mismo pueden ser valorados positivamente como la limitación de la responsabilidad patrimonial de los emprendedores ante acreedores privados, las menores cotizaciones para autónomos pluriempleados o determinadas deducciones y facilidades para crear una empresa.
Pero aún así, el legislador no puede pretender que una nueva normativa sobre emprendeduría sea suficiente para subsanar las carencias del modelo de economía subvencionada implantado actualmente en España.
El Gobierno actual, igual que hizo el anterior, ha optado por la economía de la subvención, los impuestos confiscatorios y el intervencionismo estatal, arrinconando a la economía productiva y, por tanto, a las empresas. Si este círculo vicioso no se corta, esta nueva ley de emprendedores no tendrá el efecto deseado.
La altísima tasa de desempleo existente en España (al margen del efecto del pinchazo de la burbuja inmobiliaria y de la crisis económico-financiera) es la consecuencia de la conjunción de una serie de variables: impuestos abusivos, subvenciones improductivas, mamandurria del Estado, falta de flexibilidad de nuestro mercado laboral, sindicatos de clase... ¿Propone la Ley de Emprendedores alguna solución a tal efecto?
Los responsables de la ley
La única fórmula para que la nueva Ley de Emprendedores tenga un resultado mínimamente satisfactorio es acompañar a la misma de una bajada generalizada de impuestos que reactive tanto el consumo interno como la capacidad de inversión de las empresas (y la renta de las familias). No solamente hay margen para reducir los impuestos (recortando, de forma paralela, los gastos del Estado en la misma proporción), sino que es crucial bajarlos porque esta es la salida hacia el empleo y el crecimiento económico.
El Gobierno no ha aprovechado para bajar los impuestos ni la bajada de la prima de riesgo ni el aplazamiento respecto al cumplimiento de los objetivos de déficit otorgado por Bruselas a España. De igual modo, el Gobierno debería ser consciente de que un modelo de crecimiento basado en el emprendimiento y en la creación de pymes y autónomos es incompatible con un marco impositivo asfixiante.
Además, mejorar el clima fiscal y el entorno de los negocios también ayudaría, sin duda, a atraer inversión extranjera, uno de los motores que nuestra economía necesita encender urgentemente. Evidentemente, se aprecia una contradicción entre aquello que desea comunicar el Gobierno (apoyar el emprendimiento a través de la nueva ley) y la política económica que está ejecutando (intervencionismo estatal, impuestos abusivos e inapreciable reducción del gasto público).
En consecuencia, el mensaje llega completamente distorsionado a los emprendedores. ¿Quiénes han elaborado la nueva Ley de Emprendedores? ¿Asesores y políticos que ni han creado empresas ni han trabajado en ellas o emprendedores reales?
La clave es el entorno. ¿Camina la nueva Ley de Emprendedores en dirección contraria al entorno? ¿Cumplirá la Administración la nueva Ley de Emprendedores, teniendo en cuenta los antecedentes, por ejemplo, el incumplimiento permanente de la Ley de Morosidad pública?

La demanda de 'e-learning' en las empresas se dispara un 50%


La formación del futuro será a la carta

The learning of the future will be chosen



Según este interesante artículo de  Noelia García del 16/01/2013 publicado en El Economista, los analistas creen que para 2013 se incrementará aún más la formación online para adaptarse a la nueva situación económica. Los cursos más solicitados por las compañías son los diseñados a medida de sus objetivos y necesidades. El área de formación online es el que más se ha incrementado durante 2012. Si durante ese periodo este tipo de cursos de formación aumentó un 50%, en 2013 la cifra será muy superior. Es lo que se prevé desde el gabinete de análisis de 'mecenium', un portal de cursos audiovisuales online. Cuenta con una serie de características propias: flexibilidad de horarios, variedad de conocimientos a escoger y la facilidad de poder formarte en cualquier sitio, siempre y cuando haya una conexión a Internet. La compatibilidad y especificidad de las TIC contribuye a una mejora sustancial en los impactos de la formación. El e-learning es la evolución de la enseñanza a distancia, que en sus comienzos funcionaba a través del correo postal.


En España esta metodología empezó a introducirse entre el periodo 2000-2006. Entre 2006 y 2008 se materializó la primera oleada de crecimiento, y para los especialistas, ya a partir de 2009 se desarrolla una segunda oleada de implementación que llega hasta nuestros días, momento en el que los procesos e-learning están evolucionando hacia otras dimensiones educativas.

El barómetro europeo de e-learning, realizado por Crossknowledge, Féfaur e Ipsos, destaca que cuanto mayor es el uso de e-learning, mayores son las expectativas de ampliarlo en años venideros, sobre todo aumentando la cantidad de soportes y dispositivos. Otra de las conclusiones es que el blended learning (semipresencial) es el más solicitado, aunque cada vez más empresas piden cursos de e-learning en modalidad de autoservicio y sistemas para que un gran número de empleados tengan acceso a plataformas interactivas. Además, no sólo se garantiza la flexibilidad manteniendo la adecuación de contenidos, sino que también se acerca al alumno haciendo la formación ejecutiva mucho más efectiva al mismo tiempo que se mantienen los criterios de eficiencia y control de costes.

Esta metodología posee varias ventajas claras, tanto el ahorro de costes (desplazamiento y logística), como la interrupción de la operativa diaria de las empresas. Contenidos 'in company' La formación in company son cursos diseñados a medida de los objetivos y de las necesidades de cada compañía. Se trata de unas nuevas metodologías que incorporan simuladores, aulas virtuales, talleres o workshops, vídeos, blogs, redes sociales, etc.

Las empresas solicitan cada vez más formación online para poder paliar los hándicaps derivados de la situación actual, como son la falta de tiempo o la reducción de recursos económicos. Patricia López, directora comercial de e-doceo España, fabricante de programas de e-learning, asegura que "los contenidos a medida son cada vez más solicitados porque suponen un valor añadido y diferenciador a la empresa". Javier Tafur, director del Máster en Dirección Internacional de Proyectos de ESCP Europe y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), y que lleva 20 años impartiendo formación a distancia vía Internet en la UPM, indica que "existe el caso de empresas interesadas en formar comercialmente a sus redes de venta y distribución, de formar en temas de gestión a los distintos departamentos técnicos, o bien, de formar tanto en materias técnicas como de gestión y organización de empresas a distintas unidades de negocio. Normalmente integrando formadores de la propia empresa y de las escuelas que prestan servicios de formación ejecutiva".

Emilio de Velasco, director nacional de desarrollo in company de Deusto Business School, asegura que "la formación que solicitan las empresas, se centra sobre todo en entender el entorno económico, en cómo ajustarse a esta nueva situación y en cómo evolucionar frente a los cambios que se están generando. Mariló Martínez, directora de Programas in company de EOI, indica que en su escuela "se imparten programas donde los propios participantes diseñan las soluciones y/o la transformación que está buscando la empresa, con el apoyo de profesores que son directivos de empresas con gran experiencia docente y directiva, y con metodologías y herramientas que consiguen la transferencia del conocimiento al puesto de trabajo".

Certificaciones Según la escuela de negocios ECP Europe, actualmente la certificación es un requerimiento creciente, sobre todo la académica que respalda la formación recibida y, también, las certificaciones internacionales de instituciones globalmente reconocidas en los ámbitos financieros, de proyectos, de calidad, etc. Arturo de las Heras, Gerente de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima), asegura que "las certificaciones se están convirtiendo poco a poco en una tendencia". Las hay privadas (como las de SAP, Microsoft o Cisco) y públicas, como los certificados de profesionalidad de las universidades públicas y organismos estatales. "En Estados Unidos hay una gran tradición.

En Europa, poco a poco, se van incorporando a ellas, en concreto en España su despliegue está en un momento inicial, pero con el tiempo será imparable y todos necesitaremos certificar conocimientos y habilidades", continúa. Aenor, como entidad de referencia en certificación en España, ha certificado la calidad de la formación virtual de cerca de 80 acciones formativas de más de 40 centros.

El alcance de la certificación se extiende a los siguientes tipos de formación virtual: autoformación, teleformación y formación mixta. Se aplica a la formación no reglada, aunque puede aplicarse a otros ámbitos. Para obtener esta certificación, los centros deben, en primer lugar, implantar la norma. Para ello, es habitual solicitar la colaboración de una consultora. Aenor no hace consultoría, precisamente para garantizar la independencia de la certificación. Sin embargo, hay otras compañías que no le dan tanta importancia a las certificaciones porque indican que las empresas no miran eso. Nacho de Pinedo, co-fundador y CEO del ISDI, que posee certificación del Real Colegio Complutense de Harvar, afirma que " es un tema irrelevante para las empresas, que simplemente necesitan urgentemente formación para sus empleados y buscan hacerlo con los mejores. Lógicamente, les interesa mucho más que ninguna otra cosa la trayectoria de la institución sobre este tema específico y la calidad del profesorado".

Tendencias de futuro: El e-learning móvil no se usa mucho todavía, pero su potencial de crecimiento es claramente superior para los próximos años. Los MOOCs (cursos abiertos online y masivos) y el establecimiento de distintas redes internacionales hacen que cualquier iniciativa de formación pase necesariamente por el modelo de la formación en línea. Además, esta metodología se mueve en una banda de precios entre un 30% y un 40% más económico que su equivalente presencial.

www.peritoinformaticoensevilla.com

¿Te ha gustado? ¿sí? Pues ahora sígueme a través de tu email

Donde se valoran las cosas sencillas

Pablo Guerrero, mi cantautor favorito, en el teatro Alcala de Madrid, diciembre de 1977.