Una Oportunidad para la Formación Profesional


Acabo de llegar de Marruecos. Desde 2003 viajo con cierta frecuencia a este País o tal vez a este conjunto de pueblos que es Marruecos, un pueblo tan cercano y unido a nosotros por la historia, las costumbres y la genética, pero a la vez tan desconocido y lejano para la inmensa mayoría de los españoles.

Hace ahora seis años, un cordobés para el que la maldad resultó que tenía un precio, me enseñó Tetuán. El resto ya me lo contó de niño mi Abuela, que me hablaba de su hermano Pepe, el que hizo la mili en Larache durante 3 años… Pues sí, mi tioabuelo Pepe fue uno de esos españoles del Protectorado y seguramente conviviría con el tioabuelo de Mohamed, nuestro guía en estos días por Chefchaouen, y a lo mejor hasta fueron grandes amigos. Y que curioso, en ese País, que abandonamos a su suerte en 1959, nadie habla de crisis, ni de desempleo, ni de hipotecas y menos del euribor.

Será que le pasa lo mismo que a mi amigo Antonio que siempre dice: “Crisis, llevo toda mi vida en crisis, ¿Qué crisis?”. La verdad que no lo había pensado bien hasta que vi a un niño al doblar una curva, saliendo del mercadillo de un pueblo del Rif, quién me hizo una seña con la mano derecha. El mismo gesto que hago cuando quiero pagar en un restaurante me dije. No dudé un instante, frené en seco el todoterreno y pregunté a los ocupantes del país en crisis, ¿Quién tiene un boli?. Tendremos crisis, pero que yo no vea niños que pidan para poder escribir por favor…

Dicen que corren oportunidades para la FP, la formación profesional, los empresarios demandan cada vez más gente y el Gobierno en Octubre del año pasado, con un retraso de 30 años lanza la hoja de ruta de la formación profesional.

Y ¿eso que es?, pues es atraer a 200.000 estudiantes, los que probablemente se nos han escapado al año atraídos por el sueldo fácil de la construcción o los negocietes inmobiliarios en vez de formarse, ¡pero claro! Y ¿el audi con 19 años, ahora quién lo paga? Pues también han pensado en eso y se han puesto en marcha ayudas compatibilizar estudios y trabajo, se creará una red de centros para cada una de las 26 familias profesionales, se podrá completar en el resto de Europa la formación y aquí viene lo mejor: una plataforma a digital para cursar módulos de FP a distancia.

Después hablaré de eso, pero mientras tenemos a la Universidad estancada, que por cierto de plataformas digitales ni hablamos, algunos postgrados y de grados como no hablemos de la UNED o la UOC no hay nada que decir. Y en Andalucía, ¿Qué se sabe del famoso Consorcio Universitario "Fernando de los Ríos"?, al parecer todo es una incertidumbre, siempre nos quedará Bolonia para buscar culpables, ¿Y de la financiación de la Universidad? ¿se hablará algun día? Interpretar la realidad es una misión de la Universidad, pero ésta debe ser compatible con la realidad económica al menos.

En la Educación debe primar la calidad frente al precio, frente a lo económico, pero ojo no podemos convivir con un modelo así frente a un empresariado que percibe la formación continua como una G de coste (ni siquiera Gasto) y no una I de Inversión.

Y todo esto en medio de lo mejor de todo: “La FP por fin recompone la parte que le toca del puzzle de la cualificaciones.” Y es cierto, ya hay universidades que de 140 créditos, 40 o 50 te los reducen mediante convalidaciones en modo de cualificaciones profesionales, felicito a los legisladores y a las universidades. Es ésta otra asignatura pendiente. Todo lo que sea profundizar en competencias profesionales bienvenido sea. Hay que terminar con esa desinformación al ciudadano y que éste sepa en que empleo se le está formando, su categoría y los derechos, así como los deberes de su cualificación profesional.

No me alegra que los estudios publiquen que los ciclos formativos de formación profesional son los mejor valorados, desde el punto de vista del empleo, porque demuestran que la Universidad Española está realmente mal. No se puede continuar manteniendo un sistema que mantiene en una burbuja a la sociedad. Para Carmen Jaulín profesora universitaria, entre la sobreeducación y el fracaso, en España los profesionales de Grado Medio apenas copan el 23% de la población ocupada, en el resto de Europa es el 49%.

Y termino haciendo una reflexión: “¿Cuánto dinero podríamos ahorrar si promovieran la creación de universidades virtuales allí donde no existen las universidades a distancia tradicionales o donde éstas no han conseguido sacar partido con éxito de las nuevas tecnologías?.

En este caso, la fórmula más extendida consiste en crear consorcios en los que participan todas las universidades públicas del país, de la comunidad autónoma o de la región. ¿Qué hacemos? ¿seguimos respetando la autonomía universitaria pero que a la vez tanto depende de la financiación pública?

Y porque no mientras tanto crear sistemas de incentivos que favorezcan la adopción del e-learning por parte de las universidades tradicionales. Miremos a la FP, existen en varias CCAA plataformas digitales, por cierto con un coste elevadísimo para ser de open source, que están teniendo un tremendo éxito en los ciclos formativos que se están desarrollando bajo esta modalidad y eso que se están subcontratando en megaconcursos públicos a grandes empresas tradicionales del sector TIC que llevan toda su vida desarrollando aplicaciones verticales o vendiendo ordenadores, algunas hasta públicas.

Si queremos empezar a mirar la salida de este túnel, aprovechemos para afrontar medidas de carácter estructural y una de ellas tiene que poner todo el enfoque en la Educación, empezando por hacerlo unidos en el espacio común que representa la Unión Europea.

Porque sino, nuestros niños y nuestros jóvenes pueden acabar al cabo del tiempo haciendo gestos tras una curva de cualquier pueblo o pidiendo recursos educativos a cualquier turista.

www.peritoinformaticoensevilla.com

¿Te ha gustado? ¿sí? Pues ahora sígueme a través de tu email

Donde se valoran las cosas sencillas

Pablo Guerrero, mi cantautor favorito, en el teatro Alcala de Madrid, diciembre de 1977.